altodelaluna

Revista Cultural

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Los Estudios Generales

E-mail Imprimir PDF

En la PUCP, dos años

La nueva Ley Universitaria ha vuelto a traer los llamados “Estudios Generales” que ya en los años 60 se llevaban y que gobiernos tecnocráticos posteriores redujeron y luego hicieron desaparecer. Bajo el poder de la teoría del Desarrollo que persiste en el imaginario tecnocrático informal y no científico de nuestros gobernantes, los Estudios Generales no sirven para nada. Lo dijo un director de Escuela universitaria en una reunión: “Nuestros alumnos pierden un año en su profesionalización estudiando cosas que no les van a servir de nada”.

Mientras tanto la Pontificia Universidad Católica del Perú, a la que suelen citar como modelo de eficiencia esos mismos profesores, tiene no uno sino dos años de Estudios Generales desde hace mucho tiempo. ¿Cómo se explica esto?

Pablo Quintanilla Pérez-Wicht es arequipeño, estudió en Europa y Estados Unidos, volvió a Perú convertido en uno de los filósofos jóvenes más importantes e ingresó a la PUC, donde en los últimos seis años ha sido decano de Estudios Generales (Letras). Vino a Arequipa a presentar su último libro, un volumen colectivo en el cual se da cuenta de la experiencia de dichos estudios en las últimas décadas, que bien podría servir de material a nuestros Directores y Jefes universitarios que todavía piensan que la universidad solo es un preparatorio de técnicos para las minas y los negocios, o bien un buen lugar para incondicionales. Dialogamos con él.

 

P. ¿Qué son los Estudios Generales?

R. Todas las universidades del mundo tienen espacios que permiten articular los estudios secundarios a la educación universitaria. Se trata de que los jóvenes que acaban de terminar la secundaria tengan una capacitación apropiada para ingresar a la universidad. En el Perú esto es más grave porque la educación en las escuelas es muy variada, muy heterogénea. Tenemos jóvenes de colegios muy exigentes y otros de colegios que no le son. Vienen a la universidad con niveles muy desiguales.

Entonces, uno de los elementos principales de los Estudios Generales es un bloque de cursos destinados a homogeneizar hacia arriba a los alumnos. La nueva ley Universitaria exige que todas las universidades del país tengan un programa de Estudios Generales con por lo menos 36 créditos. Eso significa un año. En algunas universidades, como la PUCP, se trata de dos años en los cuales los alumnos llevan única y exclusivamente cursos de Humanidades, de Ciencias, de Artes, antes de ingresar a la especialización. Un alumno que va a estudiar Derecho o Arquitectura o Medicina lleva dos años completos de cursos de Literatura, de Historia, de Filosofía, de Lingüística, de Cine, de Artes Plásticas, de Historia del Arte, etc. Uno se preguntará, ¿por qué? Una persona que va a ser enfermera o un chico que va a ser psicólogo o ingeniero civil, qué tiene que estar llevando cursos de Literatura.

Bueno. La lógica de esto es que para ser especialista de cualquier cosa en esta vida uno debe tener un contexto multidisciplinario, interdisciplinario y transdisciplinario sólido. Los Estudios Generales le brindan al alumno esa formación cultural que va a convertirlo en un buen especialista. Un buen arquitecto necesita cursos de Historia del Perú, de Historia del Arte, de Filosofía, porque le dan el contexto que le va permitir la especialización.

Este modelo de Estudios Generales se lleva en casi todas partes y es una aplicación al Perú del modelo estadounidense. En Estados Unidos se llama “college” y contrariamente a lo que muchos creen, que uno termina el highschool y va directamente a estudiar una carrera profesional, no es así. Terminado el secundario va al college, que es Estudios Generales, y se concentra en lo que se llama “major” que es una especialización humanística o natural básica, no es una especialidad profesional. Alguien que quiere estudiar Derecho no puede en el college estudiar Derecho sino Ciencia Política, Historia o Filosofía. Un estudiante de Medicina no puede tener cursos de Medicina porque esa es una formación profesional; llevará Filosofía de la mente, o Neurociencias, o Biología.

Son cuatro años de college, y recién pasa a la carrera profesional que en sentido estricto es un posgrado. Ya tiene el bachillerato y lleva tres o cuatro años más dependiendo de la carrera, en un posgrado que es la profesionalización.

Lo que queremos hacer en la Católica es formar a los alumnos en tres cosas: primero, en competencias como Razonamiento lógico, redacción fluida, comprensión de lectura; el alumno debe tener habilidades intelectuales y para eso requiere competencias básicas. En segundo lugar, transmitimos conocimientos, saberes, información del mundo. Y en tercer lugar, algo que es tan importante como todo lo anterior es fomentar en el alumno el interés por la exploración intelectual; es decir, el interés por el autoconocimiento, por el saber de la vida.

Voy a repetir una frase del filósofo español José Ortega y Gasset quien decía “El filósofo que solo es filósofo ni siquiera es filósofo”. Yo creo que eso se aplica absolutamente a cualquier disciplina: el ingeniero que solo es ingeniero ni siquiera es ingeniero. Necesita esta mirada general que le va a permitir no solo ser un buen profesional sino además una buena persona.

P. En la Universidad Nacional de San Agustín con la nueva ley universitaria este año se han abierto los Estudios Generales, pero con la idea de que no se trata necesariamente de un año cronológico de estudios sino de 36 créditos que se pueden distribuir a lo largo de la carrera. Puedes llevar cursos de Estudios Generales, como Ética, en quinto año. ¿Por qué no hacer lo mismo en la Católica?

R. En efecto, la nueva ley universitaria demanda llevar Estudios Generales. San Marcos está preparando su proyecto que va a empezar a funcionar a partir de 2018-I y va a tener un año de Estudios Generales, con cinco unidades diferentes, para Ciencias Biológicas, Ciencias Administrativas, Humanidades, etc. En San Agustín como en la Pacífico el modelo es transversal, a lo largo de la carrera. Yo creo que ese es un modelo que no ha funcionado, algunas carreras como Arquitectura en la Católica tuvieron ese modelo pero lo abandonaron, por la siguiente razón: para que los alumnos se puedan sumergir en las Humanidades, en la Letras, en las Ciencias, tienen que llevar todos sus cursos en esas materias; en el momento en que un chico llevar algún curso de profesionalización inevitablemente va a darle más importancia, no solo porque probablemente le guste más sino porque él sabe que esa va a ser su profesión. Lo que termina ocurriendo es que el alumno le da menos importancia a los cursos formativos y más importancia a los cursos de su profesión.

P. Otro problema que se ha presentado es que los profesores, que son profesionales de muchos años en la carrera, reclaman que se ha recortado un año la capacitación profesional del alumno.

R. En efecto, eso ha pasado. Los ingenieros se preguntan qué vamos a hacer, qué cursos vamos a reducir. ¿Cómo hemos resulto, o creemos haber resuelto esto en la Católica?

En primer lugar, en los dos primeros años los alumnos tienen los cursos generales y algunos cursos que ya están preparándolo para el ingreso a la profesión. Si el alumno va a ser abogado lleva el curso de Introducción a las Ciencias Jurídicas o de Derecho y Sociedad, pero como cursos no técnicos sino desde una mirada más amplia. Si va a llevar Economía tendrá Historia de la Economía.

Lo otro, que quizás es más importante, es que hoy un profesional que solo tiene pregrado no es competitivo en el mercado laboral. Necesita un posgrado. Esto abre las puertas para la creación de Maestrías y eventualmente de doctorados. Ahora las maestrías son indispensables, allí se estudian las especializaciones en dos años dedicados a una competencia específica. Eso es lo que le va a dar inserción al mercado laboral.

En el mundo hay dos tipos de universidades: universidades de enseñanza y universidades de investigación. Las universidades de enseñanza lo que hacen es transmitir información a los alumnos para ser buenos profesionales, y básicamente se les va a enseñar lo que otras universidades han investigado.

En cambio, las universidades de investigación obviamente forman profesionales, pero además crean conocimiento, amplían las fronteras de su ciencia.

Ahora, para que un profesional pueda ampliar las fronteras de su conocimiento no debe ser solamente un técnico. Por eso es que se requiere una formación amplia si uno no quiere ser solo un aplicador de lo que otros han producido.

P. Eso parece estar claro en quienes han elaborado la ley, pero en la mente de nuestros profesores de aula pasar de una formación de cinco años que a ellos los capacitaron para trabajar, a un modelo de siete años, o, si se requiere doctorado, de diez años de estudios, parece un exceso, sobre todo en una sociedad de pobreza como la nuestra. Así entiendo la tenaz oposición que están haciendo al cambio. ¿Cómo dejar esa mentalidad?

R. Esa es la gran pregunta.

Hay aun un problema más práctico para esa oposición. El profesor se pregunta yo antes dictaba tales cursos, ahora qué voy a dictar.

En la Católica no tenemos ese problema porque como los Estudios Generales existen desde hacer cincuenta años, el profesor entra con esa idea. Pero en la San Marcos hay ese problema que has señalado.

Yo creo que el asunto se maneja desde varias dimensiones. Hay una dimensión que es la realidad: la ley universitaria lo dice y punto. Nos guste o no nos guste tenemos que aplicarlo. Si hubiera universidades que no quieren aplicar el modelo van a tener que hacerlo, porque si no, no van tener licenciamiento y por lo tanto no van a poder funcionar como universidades.

Pero más allá de eso, creo que hay otro atractivo, y es el profesor que solo dictaba en la especialidad y solo dictaba cursos técnicos ahora va a tener la oportunidad de dictar cursos que van a ampliar su información y sus intereses. Piensen en un profesor de derecho que durante treinta años ha dictado el curso de Derecho Civil I, ahora, en los Estudios Generales, va a tener la oportunidad de formarse en temas quizás más interesantes como Historia del Derecho Peruano, o Antropología del Derecho. Qué gran oportunidad.

You are here: Ciencias Sociales Los Estudios Generales