altodelaluna

Revista Cultural

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Cuentos bretones

E-mail Imprimir PDF

Los de Tangi Malmanche

Tangi Malmanche es considerado como el más importante dramaturgo bretón. Nació el 7 de setiembre de 1875 en Saint-Omer, Artois, pero como su padre era comisionado de Marina y fue destinado a Brešt, allí creció el futuro autor, en el señorío de Rest, propiedad familiar. Fue así como se familiarizó con el dialecto bretón, sus leyendas y mitos gracias a una cuentista local: Mari Rouz.

Tangi estudió en el Colegio Stanislas de París y luego Derecho en Rennes, rompiendo la tradición familiar marinera. Luego estudió en París Literatura e Ingeniería, diplomándose en tan disimiles disciplinas.

Volvió a Brest para hacer el servicio militar entre 1896/97 y luego trabajó como agente de seguros y en los Ferrocarriles del Oeste. Luego se instaló como herrero en Courbevoie, montando motores e inventando toda clase de aparatos e instrumentos, etapa mecanicista en la que se casó en 1912. En la guerra de 1914 fue chofer de un coronel en Nantes y fabricó maquinaria para el ejército hasta la extenuación, de modo que durante una etapa de descanso se dedicó a escribir y luego contrajo la gripe española, sobreviviendo contra todo pronóstico. En 1921 construyó él solo toda la maquinaria para una fábrica de fideos que instaló en la plaza de la Libertad de -como no- Brest. No contento con tamaña proeza construyó aparatos y androminas de variada índole además de una prensa manual para imprimir una cincuentena de ejemplares de su obra de teatro “Gurvan, el caballero extranjero” en 1923, año en que se establece en Courbevoie, donde tres años después nacería su hija Anne-Marie.

Tangi había debutado en 1898 con cinco poemas: 4 en bretón y 1 en francés y dos años después su primera obra teatral bilingüe en la revista L'Hermine. Fundó “Spered ar Vro”, revista efímera en bretón y en la que firmaba sus textos en francés con el seudónimo H.M. Mac Lean.

Perfeccionista y prolífico, escribió además artículos y memorias, cuentos y la novela “La Tour de Plomb” editada en 1934; quedan aún inéditas varias obras suyas.

Su libro “Kou el Cuervo” fue editado en 1946 y muestra su ingenioso sarcasmo en historias algo grotescas. Kou es enterrador durante la peste y hace reflexiones como: "Habia sido criado a base de coles, que como sabrás vuelve taciturno el espíritu ". Más amable es la historia de Suzanne Le Prest con romance que el ingeniero ilustrado describe como "fenómeno sicometeorológico".

Jaoua el leñador protagoniza “La muestra de Landouzan”, tétrico relato de infelices siervos en manos del sociópata conde de Pentreff, descrito por el autor como "un hombre encantador", que declara "no puede calificarse de mala acción el hecho de asegurarle el reposo eterno a un desgraciado que a las desventajas de estar muerto sumaba todos los inconvenientes de estar vivo".

El industrioso Tangi murió en la pobreza en Clichy en 1953.

 

You are here: Literatura Cuentos bretones