altodelaluna

Revista Cultural

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

¿Quién es contemporáneo?

E-mail Imprimir PDF

Entrevista a Freddy Hurtado

 

El pintor Freddy Hurtado es magister en artes. Actualmente se desempeña como docente en la Universidad Nacional de san Agustín y como director del Centro Cultural y las galerías de la UNSA en la calle Santa Catalina. Indagamos sobre su relación con el llamado Arte Contemporáneo.

 

P. ¿Cómo definiría usted al arte moderno y al arte posmoderno?, ¿qué diferencias encuentra?

R. Bueno, son dos tipos de expresiones muy similares, que han surgido desde el rompimiento de las escuelas vanguadistas que se iniciaron con el impresionismo, el postimpresionismo y que fueron generando corrientes con nombre propio. Se da un cambio primero en el nivel de representatividad de los objetos, del paisaje mismo, de la figura, etc., para entrar al final en un proceso de estricta interpretación, con características definidas alrededor de las escuelas, con aspectos muy personalizados en los últimos tiempos.

P. En su opinión, ¿qué transformaciones o cambios de fondo se han dado en la escena del arte en los últimos años?

El arte conceptual y las expresiones de la posmodernidad, algunas de las cuales lindan con lo escabroso, han ido generando una ganancia paulatina en el desarrollo de las artes visuales. Los aspectos conceptuales han ido creciendo, sobre todo en las grandes ciudades, porque se han ido abriendo espacios que han roto esquemas preestablecidos.

P. ¿Qué opinión personal tiene de las diversas expresiones de arte contemporáneo?

R. Atreverse a emitir una opinión es bastante difícil, lo único que podemos decir es que hay una gran diversidad; vamos a encontrar expresiones desde las que se realizan en superficies conocidas como el papel, la tela, hasta expresiones orales, o aquellas que tienen un asidero en la tecnología, como el video. Recuerde usted que en la actualidad se han concebido galerías virtuales o museos sin espacio físico para obra inexistente o algún tipo de materia y que sólo podría identificarse a través de circuitos tecnológicos.

P. ¿Cree usted que el arte posmoderno mercantil y publicitario podría representar un obstáculo a la creación de obras artísticas que impliquen imaginación y creatividad?

R. No, de ninguna manera, porque el proceso está abierto a la invención creativa, la cual siempre podrá echar mano de todas las herramientas que considere prudentes; el proceso creativo siempre va a estar presente y sujeto a los cambios generacionales, a los aportes de la organización social y a los niveles de información que facultan a los jóvenes creadores. No creo para nada que van a convertirse en un obstáculo, de ninguna manera.

P. ¿Qué opina de la técnica del pastiche?, ¿usted la utilizaría?

No la he utilizado y no sé si la utilizaría en alguna circunstancia, porque esta forma de expresión un tanto reiterativa o muy cotidiana, nadie la puede negar como posibilidad de expresión para algún artista, pero en mi caso no la he utilizado.

P. ¿Qué opina usted del paso del arte moderno al posmoderno en el escenario artístico en Latinoamérica?

R. Es una pregunta bastante difícil, si pensamos que gran parte del continente latinoamericano no ha entrado en la modernidad y tenemos que asumir situaciones posmodernas en los niveles de información ágil del mundo global. El artista joven inserto en este ámbito va a tener un intercambio con visitantes de países europeos y asiáticos, pero que no se si tenga la estructura mental de base que le permita convertirse a un arte que perdure o que alcance los niveles que tiene el continente europeo.

P. Entonces, ¿qué grado de acogida piensa usted que tiene actualmente el arte posmoderno en nuestro país?

Todavía es muy poco, es un espacio reducido. Como lo han mencionado bastantes especialistas, es un tipo de expresión que normalmente tiene que ver con el análisis o la posibilidad interpretativa de gente culta.

P. ¿Cree usted entonces que debe tener limitaciones?

Sí, yo creo que deben darse algunas, porque el hecho de utilizar cadáveres, por ejemplo, ya linda con aspectos escabrosos y de poca aceptación dentro de la organización social.

P. ¿Qué influencia encuentra del arte posmoderno en sus obras?

R. Todavía ninguna, mi arte normalmente esta asido a un análisis constante por innovar la composición, trabajo con elementos muy reales que tienen que ver mucho con la luz y la sombra. Aunque en algunas circunstancias pueda enriquecerla con el aspecto textural o con la innovación de superficies y formatos. No busco nada más.

P. ¿Pinta usted exclusivamente para galerías?

R. No, también suelo pintar por placer, el placer que se genera al captar estas características que le acabo de mencionar, el placer de concebirlas, de realizarlas, y si es posible compartirlas en una galería muy bien pues, pero no necesariamente es el objetivo fundamental.

P. ¿Alguna vez hizo alguna intervención o instalación?

Si algunas veces, en espacios donde he visto que podían realizarse este tipo de trabajos de la manera más apropiada, porque soy de los que piensan que las intervenciones y este tipo de expresión son una alternativa, la de buscar en el ser humano un nivel de satisfacción, en su contemplación, y hay que saberlas integrar. Yo podría ubicarlas en dos niveles: el de integración del que le estoy hablando, y el de agresión visual; y así entonces, la intención y el objetivo de quien las ejecuta se tendrá luego

You are here: Artes Exposiciones ¿Quién es contemporáneo?