altodelaluna

Revista Cultural

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

El lenguaje del Arte Moderno

E-mail Imprimir PDF

Entrevista a Jaime Antillaque

Egresado de la Escuela Nacional de Bellas Artes “Carlos Baca Flor” con el Primer Puesto y Medalla de oro, Jaime Hugo Antillaque ha efectuado varias exposiciones individuales en diferentes ciudades del país y numerosas exposiciones colectivas tanto en el país como fuera de él (EE.UU., Chile, Bolivia y Argentina). Participo en varios concursos nacionales de pintura y obtenido importante premios y reconocimientos por su trabajo que marca una nueva faceta del arte contemporáneo en Arequipa.

 

P. ¿Qué es para usted arte clásico?

R. Lo asocio con lo figurativo, con base fotográfica.

P. Y ¿el arte moderno?

Es un término asociado con la modernidad, pero lo que fue moderno hace 50 años ahora no lo es tanto. En cada época se hacen varias cosas, lo clásico o formal y lo moderno que se supone es la punta de lanza en cada generación o época.

P. Y si hablamos de posmodernidad, ¿a qué nos referimos?

De tanto hablar de modernidad el término se desgasta, y se tiende a alargar el sentido de lo último que se supone moderno.

P. Entonces, ¿cómo definiría el arte de hoy?

El arte actual está en una cuestión de falta de rumbo, no hay un sentido claro de lo que es moderno, porque ya se usó el termino no funciona adecuadamente. Lo contemporáneo es un término adecuado pero falto de profundidad y que no explica para nada lo que se hace en sí, solo se refiere a lo que es actual, la globalización ha creado que la mesa sea más grande pero todavía no terminan de sentarse todos, y hay una cantidad profusa de obra que es moderna pero no contemporánea, porque solo explica cosas aisladas y el sentido estético se ha perdido y han ganado protagonismo respuestas aisladas muy intelectuales que tal vez representen solo a la persona que las ejecuta. En resumen: caótico, intelectualmente inútil y sin sentido de su propia existencia.

P. Especialmente el de Arequipa ¿dónde se encuentra?

R. Lo que se hace acá no tiene una consolidación a nivel nacional, posiblemente

por falta de oportunidades y quizás más bien por una falta de madurez en el trabajo de cada uno de los que podrían ser llamados a tener un protagonismo real, que no pasan de los dedos de una mano.

Estamos en nivel provinciano, con perspectiva de poner muestra en el escenario nacional.

Los concursos actuales de pintura rápida pueden ser beneficiosos para los chicos que empiezan, en el aspecto económico, pero crean algo que pienso que puede tener graves consecuencias a futuro, en el sentido que crea imitaciones y falta de perspectivas. Una cosa es imitar a Szyszlo y otra imitar a un acuarelista local. Supongo que muchos se sienten orgullosos de que los imiten y lo figurativo sin ningún tipo de análisis, y la sola ejecución manual sea otra vez una meta. Pero es triste saber que a la larga eso va a llevar a la perdida a varias generaciones de chicos, al final la idea es ser artista no pintor.

P. Al decir “artista”, ¿no hablamos de la noción romántica del “genio”?

R. No, se asume genio a un superdotado, artista es otra cosa.

P. ¿Qué es? Para usted.

R. Para mí no es una competencia de destrezas manuales ni tampoco intelectuales, es un ejercicio de decir, de escuchar, de aprender y hacer. En la vida de cualquier persona es una suma de aprendizajes uno tras otro. Yo pienso eso, lo aclaro, es cuestión de entender tal vez el verdadero significado de algo y decirlo o hacerlo.

P. ¿Qué opina sobre el anonimato del artista contemporáneo? El decir “cualquiera puede ser artista”.

P. Sí, cualquiera, es verdad. Pero la inferencia que se hace es errónea y malintencionada. Que cualquiera puede serlo, es cierto, pero no todos van a serlo, cualquiera tiene la posibilidad de tomar esa opción, pero tienes que tomarla y desarrollarla. No todos lo hacen. Pueden hacerlo, la tienen a la mano y no se dan cuenta que la tienen. Tú has estado en la escuela, todos tenían las mismas posibilidades pero pocos la toman por falta de inteligencia, falta de criterio o el instinto para saber qué está bien y que está mal. Aparte que después de saber demanda mucho trabajo seguir eso, mucho esfuerzo.

P. Antes habló de copiar a Szyszlo, ¿se refiere al “pastiche”?

R. Exactamente. El significado de la palabra no lo tengo claro, tampoco me interesa, creo entenderlo en el sentido de armar una obra en base a muchas otras, una especie de collage visual. Malo, obviamente, pero presente cotidianamente. Propio de una ciudad sin una noción de identidad cultural y reflejado en personas productos de ese entorno.

P. Y en sí, ¿qué hace a una obra de arte?

R. Actualmente es un término mal usado, cualquier persona que haga algo con sus manos y sea entre comillas único, es arte. No es así. En términos formales obviamente la obra es única, pero más que eso representa a la persona y a través de él o ella a un grupo mayor al cual pertenece; mientras más grande sea la representación esa obra gana un epíteto mayor o más profundo es el significado.

P. ¿Cree que la obra de arte se ha convertido en una mercancía? ¿Por qué?

R. Sí, por la sociedad consumista que la asume como símbolo de estatus que se persigue, y a un nivel más alto, como una moneda con valor al azar, y confiable a largo plazo.

P. ¿Qué piensa de las nuevas formas de arte contemporáneo como la “performance” y las “instalaciones”?

R. Me parece que el lenguaje se amplía, hay más formas de expresarse, eso enriquece nuestro decir y actuar, pero como toda adición inicialmente se asume la forma, no el hecho. El Hecho es el que define.

P. Finalmente, con respecto a su obra ¿qué tipo de arte considera que realiza?

P. Me parece esa que es una forma de encasillar a alguien, uno tiene de aquí y de allá. Sé lo que no soy, lo que soy o seré lo trato de encontrar, al final es una búsqueda permanente sin el fin de hallar algo, y probablemente uno nunca encuentre, pero el solo hecho de asumir la búsqueda y ser perseverante es suficiente.

P. ¿Hay algo que quisiera aclarar o acotar?

R. Solo que hay que ser humilde para aprender y escuchar, pero no tener la personalidad paranoide de perderse y dejar ser uno y convertirse en un imitador.

You are here: Artes Exposiciones El lenguaje del Arte Moderno