altodelaluna

Revista Cultural

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Novela arequipeña

E-mail Imprimir PDF

“EN LAS PUNAS”

 

 

En 1940 el Concejo Provincial de Arequipa, con el fin de conmemorar el  cuarto centenario de la fundación española, realizó un ambicioso programa de modernización de la ciudad, que incluyó la construcción del Teatro Municipal, del Ateneo y la Biblioteca Municipal, incluido el Coliseo Municipal; e inició la construcción del Barrio Obrero y del Estadio Melgar, entre otras obras.

En el campo del arte, la Municipalidad convocó a un concurso de Pintura y uno de Novela. El de novela lo ganó Antonio Rodríguez del Valle con la obra “En las punas”.

Antonio Rodríguez del Valle nació en Arequipa en 1892, de una familia de exportadores de lana de vicuña. Él mismo tuvo comercio en la zonas de Puno, Moquegua y Tacna, y en 1956 fue elegido Diputado. Se sabe poco de su juventud y sus estudios, pero su novela “En las punas” forma parte de la tradición literaria arequipeña (y también de la puneña, según se ve en la colección publicada por el Rectorado de la Universidad Nacional del Altiplano).

“En las punas”, presentada por la editorial como “novela costumbrista”, no está ambientada en Puno y tampoco en Arequipa, sino en las alturas de Tacna, en la quebrada de Callasas, lugar ubicado según el narrador “Junto al camino real que conduce de Puno a Candarave”. La novela comienza con una descripción, de varias páginas, de la zona limítrofe entre Puno, Moquegua y Tacna. A lo largo de la narración encontramos muchas descripciones de la geografía y las costumbres, las fiestas y los rasgos étnicos de la población; pero el hilo de la historia es una aventura de arrieros.

Una tropa de ladrones, los Maicus, que operan en la región, por el camino inca, asalta bajo el mando de un aimara, Huamanvilca, a un comerciante criollo y a su peón para robar sus mercancías. Los esfuerzos de la policía y del propio comerciante por recuperar lo robado y capturar a los bandidos, con ayuda de un providencial explorador norteamericano, Watson, colman las páginas de “En las punas”, llenas de intriga, suspenso, traición, ambición e ingenuidad.

La novela ha pasado casi inadvertida a la historiografía y la crítica local pero está actualmente bajo investigación. Entretanto, aquí dejamos una muestra de su curioso punto de vista racial:

“El jefe de los maicus profesaba un odio al blanco, que no necesitaba cultivarlo entre los bandidos a sus órdenes, porque casi todos lo sentían también hondamente; cuando alguno caía en su poder traslucían su oculto deseo de venganza sometiéndolo a torturas crueles y brutales prefiriendo respetarle la vida, de inmediato, para que por consecuencia de aquellas muriese a pausas en algún obscuro escondite de los varios que tenía la banda. No obstante, al blanco le temían por su inteligencia y valor; solo lo atacaban de sorpresa y en pandilla porque de no hacerlo así, sabían de antemano que serían derrotados y aniquilados. El jefe les recomendaba siempre redoblar sus precauciones cuando se tratara de atacar a viajeros blancos porque de lo contrario su ruina sería irremisible”.

You are here: Literatura Novela arequipeña