altodelaluna

Revista Cultural

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

El prolijo documentalista

E-mail Imprimir PDF

Willard Motley

Willard Motley nació en Chicago el 14 de julio de 1909 -1912 según otras fuentes- y tuvo una juventud viajera por buena parte de su país con estancia carcelaria incluida -un mes por vagabundear en Cheyenne. Por entonces ya alternaba sus actividades literarias con otras variopintas.

De regreso a su ciudad natal ingresó en el Federal Writer's  Project, entidad que daba trabajo a escritores sin recursos, a la que habían recurrido otros autores afroamericanos como Ralph Ellison o Richard Wright.

Instalado desde 1941 en el conflictivo barrio de las calles Halsted y Maxwell -escenario de su primera novela “Llamen a cualquier puerta”- se dedicó a visitar cárceles y reformatorios, donde conoció entre otros a Joe, adolescente de origen mejicano internado en un reformatorio de Denver en 1938 por hurtar una bicicleta; a Sawicki, delincuente juvenil polaco defendido por Morton Anderson en 1941 y por último a Mike, encarcelado en 1942. En ellos tres —a quienes además ayudó personalmente tratando en vano de encauzar sus vidas— se basó para crear al juvenil antihéroe de su novela, Nick Romano, condenado a la pena de muerte a los 21 años y cuyo leitmotiv existencial era el ya clásico "Vive rápido, muere joven y deja un cadáver hermoso". Su abogado defensor Andrew Morton era el alter ego del jurista Anderson y Grant Holloway, el escritor con afán de documentarse era el alter ego del autor.

El manuscrito de la novela, terminada el 15 de setiembre de 1943, tenía dos mil páginas, reducidas a la mitad al año siguiente y nuevamente reducidas hasta su edición en 1946. En tres semanas se vendieron 47000 ejemplares y la crítica valoro el estilo naturalista del autor, discípulo de Theodor Dreiser, aunque también se criticó que siendo afroamericano su personaje literario fuese ítalo americano. Motley argumentó sabiamente: "Mi raza es la raza humana".

La pronta versión cinematográfica de la novela tuvo a Humphrey Bogart en el papel de abogado defensor.

En 1950 ya se habían vendido 350000 ejemplares y la cifra aumentaría con las ediciones de bolsillo. El popular autor, impopular para las autoridades, tuvo que exiliarse en Méjico.

En 1951 públicó su segunda novela: “Pescamos toda la noche”. Esta vez los marginales antihéroes eran los exsoldados inmersos en conflictos sociopolíticos -o más bien, zoociopoliticos.

En 1958 la neoyorquina editorial Random House editó su tercera novela: “Nadie escriba mi epitafio”, secuela de “Llamen a cualquier puerta”. Volvía su alter ego, (cinco años después de la ejecución de Nick Romano), testigo de la cuesta abajo de Nellie, ex pareja de Nick y madre de su hijo, el joven Nick, drogadicto también, como la autora de sus días. Motley destacó en esta obra la solidaridad, el factor humano. En la versión cinematográfica actuaron entre otras Jean Seberg y Ella Fitzgerald, cantando y encarnando a Big Florabelle, muerta de sobredosis en un basurero.

Motley falleció de gangrena el 4 de marzo de 1965 en Méjico. En 1979 la Iowa State University Press editó sus diarios juveniles.

You are here: Literatura El prolijo documentalista