altodelaluna

Revista Cultural

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

EL POETA DEL MANGA

E-mail Imprimir PDF

El 11 de febrero de este año falleció Jiro Taniguchi, el poeta del manga

Nacido en Tottori el 12 de agosto de 1944, en 1966 ingreso en el estudio del dibujante Kyota Ishikawa y cuatro años después publicó “Un verano marchito”. Entre 1976-79, con el guionista Natsuo Segikawa publica “Ciudad sin defensa”, “Lindo3”, “El viento del oeste es blanco”.

En 1985 publica “Sobrevivir a la nueva era glacial” y la exitosa “Bocchan no jidai”, obra ambientada en la era Meiji, en la que trabajó once años con Segikawa y que ganó el premio Osamu Tezuka.

A partir de 1990 inicia su periodo más depurado en solitario, con “Blanco”, “Genju Jiten”, “Aruko Hito”, “Inu o Kau y K”, entre otras.

Fue un autor atípico -¿cuántos poetas del manga pueden haber?-  que sintonizó muy bien con los lectores europeos de cómics o, mejor dicho, de novela gráfica, en la que predomina menos la acción y más los matices líricos y sicológicos de sus personajes.

Buen ejemplo de ello es “Chichi no koyomi” –“El diario de mi padre” trilogía de 1995 que se inicia con el funeral del  laborioso peluquero padre de Yoichi, quien rememora su infancia y sus tristes hitos: el abandono materno, la ausencia paterna, los mini veraneos en Tottori con su hermana Haruko y el cambio de juicio y perspectiva del protagonista sobre el proceder de sus mayores, narrada en primera persona con la sencillez, contención y delicadeza características de tan sui generis autor.

De argumento algo similar es “Barrio lejano”, obra en varios tomos que ganó el premio  L'Alph art -mejor guion en el Festival de Angulema de 2003.

Esta vez, el protagonista Nakamura, un hombre de negocios de mediana edad  que viaja de Kyoto a Tokyo, donde vive con su esposa y dos hijas a las que no tiene mucho tiempo que dedicar, se extravía y confunde el tren, que lo lleva a Kurayoshi, pueblo de la prefectura de -adivinan?- Tottori, en la costera región de Sankin.

Nuestro héroe decide visitar la tumba de su madre, rememorando el abandono de la misteriosa y evasiva figura paterna. Orando ante la tumba, la puerta hacia el pasado perdido lo devuelve a 1963, cuando tenía 14 años y vivía con sus padres —su padre, sastre, aún no se había esfumado–  su abuela y su hermana Kyoko.

Con la madurez adquirida, intentará cambiar el destino.

Otra temática es la de “El caminante”, de 2004, un puro y simple relato sobre la sencillez vital, o como dirían los gurús en chancleta: el mindfullness.

Taniguchi también colaboró con Moebius en “Ikaru”, “Harukana Machi” y “Sky Walk”.

 

You are here: Artes Exposiciones EL POETA DEL MANGA