altodelaluna

Revista Cultural

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

INKA TRAIL

E-mail Imprimir PDF

Oswaldo Chanove como novelista

 

El poeta y narrador Oswaldo Chanove nació en Arequipa (a unos 300 metros de la Catedral, como él dice), el 21 de octubre de 1953. A las 10 y treinta de la noche. En su infancia recibió inútilmente clases de piano, ya que atraído por la ficción empezó a escribir la novela El capitán Tormenta a la edad de ocho años. Compró mapas y diccionarios para la investigación pero la ambientación lo sobrepaso, y la abandonó. Su padre alquiló una casona a 400 metros de la Plaza de Armas, allí empezó a funcionar la Academia Comercial Simón Bolívar.

En 1970 egresó del Colegio La Salle, a los 17 años estuvo a punto de morir a causa de una peritonitis. Opto por Arquitectura, decisión que duraría solo un año. Al igual que lo dos años empleados en Psicología y otro año en Sociología. Abandonó las tres carreras en el momento que escribía sus primeros poemas, y arrastrado por una fuerza que se apodero de su ser, se dedicó a la Literatura.

En febrero de 1976 participa en la publicación de la revista Roña. El mismo año vivió en San José de Costa Rica donde pasó la mayor parte del tiempo en la Biblioteca Nacional. Allí encontró un ejemplar impecable de los 5 metros de poemas de Oquendo de Amat.

Regresó a Arequipa  para dedicarse exclusivamente a la poesía. Y en 1979 ganó el premio de poesía José María Arguedas, organizado por la Asociación Nissei del Perú. Trabajó en periodismo (Caretas, Somos, Debate, El Mundo).

Visitó Francia e Italia durante un par de meses. Fundó y dirigió durante varios años la Sala de Audiovisuales de la UNSA.

Su primer poemario, “El héroe y su relación con la heroína” (1983), lo situó como uno de los renovadores de la poesía de su generación. En 1987, publica un “Estudio sobre la Acción y la Pasión”, y “El Jinete Pálido”, en 1994. En 1996 se instaló en Cusco, en el barrio de San Sebastián, durante un año, para escribir su primera novela, “Inka Trail”, publicada en 1998 por Santo Oficio. A fines de los noventas se fue a vivir a El Paso, Texas. En el 2002 publica “Canción de amor de un capitán de caballería para una prostituta pelirroja” y subió a la red un recetario de la cocina arequipeña. Así mismo en el 2005 empezó a postear en su blog Crónica del instante.

 

En 2008 ganó el premio Luces, del diario El Comercio,  “Al mejor poemario”, por su libro “Las palabras no pueden expresar lo que yo experimenté entonces”, es muy bien recibido por la crítica. Y el 2009 publica “Cosas Infames”. En 2010 la revista Somos ubicó a “Plexo Solar” (2010), en el primer lugar entre los libros de poesía más leídos. Publicó algunos poemas traducidos al francés en el número 20 de la revista Poesie Premiere. En 2012 el Gobierno Regional de Arequipa incluyó su “Obra Reunida” en la Biblioteca de Autores Arequipeños.

 

INKA TRAIL

Su novela “Inka Trail” (que tiene dos versiones, la original de 1998, y una corregida, en la edición del GRA), recrea el misticismo que rodea la ciudad de Cusco, y atrae a propios y extraños. Turistas que dejan su cultura embelesados por la ajena, o propios, peruanos, llamados por las tierras de nuestros ancestros. Pero todos con algo en común, el descontento, la insatisfacción, la incesante necesidad de cambio, de una revolución hacia sus vidas monótonas. Y Cusco brinda esa oportunidad, ya sea porque cada día parece ser un nuevo año, el simbolismo de un nuevo inicio, nuevas aspiraciones, personas, y el entierro de lo vivido.

Arturo, dueño del Enterprise, en una de las tantas noches de fiesta conoce a una francesita, Dominique, con la cual empieza a salir de manera fugaz que se acentúa en convivencia. Meses después emprenderán un viaje hacia el viejo continente, dejando encargado el bar a Manuel. Sin embargo, su compromiso no será prospero en Europa, debido al cambio radical de su mujer, haciendo insoportable la relación que se desencadena en violencia.

Manuel, con poco dinero en el bolsillo robado del tesoro familiar, y nada en particular que le interesara, agotado de su hogar, decide viajar por ahí. Llegado a la Ciudad de los Reyes, es inundado por un impulso que lo dirige hacia el sur este y termina desembarcando en Cusco. Es un tipo huraño, retraído, abstemio que se emplea de barman en el Enterprise.

Gerardo Villegas, sonrisa resplandeciente, su bien cortada estampa de mestizo casi occidental, era un muchacho espigado, ágil, insatisfecho como ejecutivo de negocios, termina de guía de turismo en la Ciudad Imperial. Contratado por un anciano extranjero ofrece sus servicios hacia los caminos del Inka, viaje en el cual termina relacionándose con April, la hija del viajero.

Tupi Velásquez, el último de los incas, de estatura inusualmente elevada entre su especie, de caballera larga y negra, rostro cortado a cuchillos en el que anidan dos pequeños y brillantes ojos peligrosos. Había conocido Roma, París y Estados Unidos, aunque sin buena fortuna. Regresa al Perú y es el príncipe de los bricheros, los que se levantan hembritas, o sea gringuitas. “Las toma por la cintura a las gringas y las lleva bailando por la pista del Enterprise”.

El bar Enterprise, “era el mejor lugar para los que están hartos”; aquí se entrelazan los personajes, cada noche una nueva situación, una nueva mujer, y en una especial afloraran sentimientos de dos de ellos. April, italiana, rehúsa irse a su país y abandona a su novio por el guía de turismo. Con él vive un  desenfrenado romance, “pero como ordena la ley, el tiempo del amor solo permite una visita turística al esplendor”.

Con la llegada de Arturo de Europa, pasan juntos los viejos amigos la noche de año nuevo. Tupi, Gerardo segado por la ambición, Arturo harto de su situación sentimental y Manuel sumido en melancolía y silencio, deciden ir por prostitutas, pero habiendo solo una se enfrentaran al juego de la ruleta peruana, gira la pistola, se detiene, uno frente al otro, apunta, hecho que desencadena la nueva suerte de cada uno de ellos.

De ellos trata “Inka Trail”.

You are here: Literatura INKA TRAIL